24 feb. 2010

Me embriago con pocas palabras




Valles de vides,
racimos muy cargados,
el sol calienta.





Uvas redondas,
jugosas y turgentes.
Bruma estival.




Frutos maduros,
la gente los recoge.
Mira el hornero.


Tenues reflejos
en los verdes viñedos.
El sol se pone.



Frescos racimos,
tupidas parras verdes,
húmeda tierra.

Aclaración: los últimos tres no son haikus técnicamente hablando (les falta kigo o kireji) pero me gusta cómo quedan... por eso los dejé.


Para terminar un tanka:
Trago profundo
baña mi boca seca.
Rojo elixir,
me embriaga de placer
como tu dulce amor.

2 comentarios:

ceci dijo...

Eli! qué lindo blog!!!! Voy a tomarte como ejemplo para estudiar poesía japonesa...

Anónimo dijo...

Sería bueno que Ceci sepa que la poesía japonesa no se puede aprender mirando porque tiene reglas.

Muy buenos tus haikus y bueno el comentario sobre los tres últimos.

El tanka está perfecto porque tiene un pivote que enlaza muy bien el kami-no-ku con el shimo-no-ku.
Tú conoces la técnica de cómo escribirlo correctamente en la métrica 5-7-5-7-7 y te felicito.

Logan