28 abr. 2010

Almuerzo familiar (haibun)

La abuela Rosa, la polaca, era regordeta, de cuerpo pesado, cara redonda y mejillas rubicundas. Sus pequeños ojos claros, quedaban hundidos entre los rizos de su cabello castaño cubierto por un pañuelo y su amplia sonrisa blanca.
Para ella, la vida pasaba a través de la cocina, ahí era feliz y lograba que todos nos sintiéramos del mismo modo, mientras deambulaba de un rincón al otro, entre utensilios, alacenas y vajilla.

El sábado era el día del almuerzo familiar, así que se levantaba con el canto del gallo y a paso lento, cargando los muchos kilos cubiertos por un amplio y cómodo batón, comenzaba a cocinar. No recuerdo haber vuelto a comer pizza como la suya. Leudaba tanto la masa después de sobarla a diestra y siniestra sobre la mesada de mármol, que al disponerla sobre la asadera le quedaban profundas depresiones entre los globitos de aire, en los que se acumulaba la salsa de sabor tan exquisito y personal.

Más tarde preparaba la masa para los piroguis (comida típica polaca) rellenos con ricota, panceta y cebolla, que eran el deleite de todala familia.


Cuando subía el hervor del agua, nos llamaba a comer. Presurosos, todos nos sentábamos alrededor de la mesa y con el máximo de los placeres, degustábamos sus especialidades entre risas y conversaciones en "polañol".



manos que amasan
olor a levadura
afuera llueve

3 comentarios:

jaw dijo...

Me recuerda a una mujer de similares características cuyo comienzo laboral después de haber emigrado de Polonia a la Argentina utilizó sus pesadas pero hábiles manos para deleitar a su esposo y único hijo con tradicionales comidas europeas.Pasando al Uruguay y con un segundo hijo jamás dejó de expeler aroma de exquisitas comidas. En fin, la historia es larga, pero termino derramando un lágrimón y afirmando que la mujer de ésta historia era mi madre. Dios la tenga en la gloria.

edu dijo...

yo fui uno de los que comió Piroguis los sabados al mediodia... y a la noche, fritos, con bastante cebolla y ajo, espectacular, también con trocitos de panceta.. Pero nunca faltó, previo a ello, las pizzas y las figazas... con vineta casera...
Gracias por hacerlo recordar

Anónimo dijo...

bellos seres quew la vida nos regalo.
shosha